lunes, 25 de abril de 2011

EL ABORTO

EL ABORTO


En la actualidad en nuestra republica existe la controversia de si se debe aceptar esta práctica del aborto o no, algunos sectores de la sociedad consideran el aborto:

· Como un crimen o un acto de barbarie.
· Como una gran violación a los derechos del ser humano.
· Como irresponsabilidad por parte de los padres o la madre.

Estas opiniones, son emitidas por la iglesia, como también por todo el sector religioso, todo aquel que asegura y reconoce que Dios es el único dador de vida y por ende el único que tiene potestad para arrebatarle la vida al ser humano en el momento que disponga.

En nuestra investigación el grupo se fundamentó en conocer a profundidad de que trata el aborto, sus tipos, causas y consecuencias, y más que esto adentrarnos de manera imparcial en el conocimiento y que así cada uno de nosotros pudiera tener un amplio dominio y una opinión totalmente individual y sin prejuicios acerca de esta controversial practica, cuyo interés en la sociedad se hace cada día más presente debido a la frecuencia con que este hecho se produce, tanto en sectores marginados como en los sectores mas adinerados de la población.

Hemos analizado que sucedería en un país como Republica Dominicana si esta practica llegara a materializarse y ser legal como en otros países, donde cualquier
mujer embarazada puede recurrir al aborto sin que sobre ella recaiga el peso de la ley.

Veamos y analicemos a continuación nuestra investigación así como aquellos pasos que hemos efectuado para que este material sea lo más provechoso posible para todo aquel que desee informarse acerca de este tan controversial tema.


¿QUE ES EL ABORTO?


Aborto (del latín abortus o aborsus, de aborior, contrario a orior, nacer) es la interrupción del desarrollo del feto durante el embarazo, antes de que haya alcanzado las 20 semanas; después de este tiempo la terminación del embarazo antes del parto, se llama parto pretérmino. El término "aborto espontáneo" se refiere a los hechos que se presentan de manera natural, o al menos sin que medie voluntad de eliminar al nasciturus por parte de la madre o el médico que la atiende.

A través de la historia, el aborto inducido ha sido frecuente materia de controversia por sus implicaciones éticas, morales y sociales. Ha sido prohibido o limitado en sociedades diversas, aunque los abortos continúan siendo comunes incluso donde la presión social o la ley se oponen a ellos. Los abortos en condiciones sanitarias inadecuadas son una causa mayor de mortalidad femenina, representando según la OMS, con 70.000 muertes al año, alrededor del 13% de todas las muertes maternas.

El aborto se clasifica principalmente en tres tipos: aborto inducido, aborto espontáneo y microaborto. Estos serán presentados a continuación:


Aborto Inducido


Se llama aborto inducido al que es provocado con la intención de eliminar el feto, con distintos fines, en distintos contextos sociales y legales y con o sin asistencia médica. Se estima que cada año 46 millones de mujeres alrededor del mundo recurren al aborto inducido para terminar con un embarazo no deseado. De ellos, al menos 20 millones son considerados abortos inseguros, es decir, abortos en los que la vida de la mujer suele estar en peligro. En 1998, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que en América Latina y el Caribe se realizaron treinta abortos inseguros por cada mil mujeres de entre 15 y 49 años, más del doble del promedio mundial de trece por cada mil. Se estima que el aborto inseguro constituye la causa primordial de las 600.000 muertes maternas que se producen cada año. En América Latina y el Caribe, de los 18 millones de embarazos que se producen cada año, 52% no son planeados y el 21% termina en un aborto.

La mayor parte de las legislaciones reguladoras, tanto las permisivas como las restrictivas, distinguen entre aborto terapéutico y aborto electivo.
Aborto terapéutico: Para la OMS, este tipo de aborto debe estar autorizado por las legislaciones de los países con el fin de evitar las miles de muertes de personas producidas anualmente: "aborto legal para no morir". Es el que es justificado con razones médicas:

· Salvar la vida de la madre, cuando la continuación del embarazo o el parto significan un riesgo grave para su vida.
· Salvar la salud física o mental de la madre, cuando están amenazadas por el embarazo o el parto.
· Evitar el nacimiento de un niño con una enfermedad congénita o genética grave que es fatal o le condena a padecimientos o handicaps muy graves.
· Reducir el número de fetos en embarazos múltiples hasta un número que haga el riesgo aceptable.
Aborto electivo: El realizado por otras razones, incluido el llamado "aborto ético" o criminológico: Cuando el embarazo es el resultado de un delito de naturaleza sexual (violación) o de la aplicación de una técnica de reproducción asistida no consentida por la madre. También se incluye la minoría de edad de la madre, la incapacidad para cuidarlo por razones económicas o sociales, el deseo de ocultar el estigma que representa en ciertos contextos sociales un embarazo fuera del matrimonio, etc.
Procedimientos para la inducción del aborto

El aborto puede ser inducido de muchas maneras, cuyo elección depende de la edad del embrión o feto, de la salud de la madre, del contexto social en que es tomada la decisión y realizado el acto, especialmente el acceso a servicios médicos y los límites puestos por la legislación, y otros.
Aborto químico: Consiste en la interrupción del desarrollo del embrión y en su eliminación por el canal del parto, todo ello inducido por lo que suele ser una combinación de fármacos. Sólo es factible en las primeras semanas del embarazo y representa el 10% de los abortos realizados en los Estados Unidos y Europa.

Se suele preferir, cuando es posible, porque no requiere anestesia ni intervención quirúrgica (uso de instrumentos), siendo los mayores inconvenientes el sangrado y que la mujer puede observar el proceso y el embrión expulsado, lo que es psicológicamente penoso para las que dudan de la moralidad o conveniencia del acto. El procedimiento ve reducida su efectividad después de la séptima semana.

A pesar de su relativa sencillez el proceso requiere una vigilancia médica continuada para asegurar el éxito, prevenir posibles complicaciones y también a menudo porque la evacuación es incompleta y requiere la intervención final de un médico. Los regímenes más comunes son:

·Metotrexato más mixoprostol. El metotrexato se administra con una inyección y afecta a las células en proliferación del embrión, provocando la interrupción de su desarrollo. Unos días después la administración de mixoprostol, una prostaglandina que estimula la contracción del utero, provoca la expulsión de sus restos. El procedimiento está contraindicado con distintas condiciones médicas, como por ejemplo la insuficiencia renal.

·Mifepristona con o sin mixoprostol. La mifepristona (RU-486) es un antagonista de la progesterona, hormona necesaria para la continuidad de la gestación, y puede administrarse hasta 49 días después de la última regla. Si tras su uso no se produce la expulsión, está se estimula con mixoprostol, que cumple la misma función que en el protocolo anterior. Igualmente presenta contraindicaciones diversas, por ejemplo con el uso previo continuado de terapias basadas en esteroides.

·Mixoprostol sólo. Raramente usado, requiere una dosificación muy precisa y una vigilancia médica especialmente intensiva.
Aborto quirúrgico: El método quirúrgico más empleado entre las doce semanas de embarazo es el aborto por aspiración. Consiste en la remoción del feto o embrión por succión usando una jeringa manual o una bomba eléctrica de aspiración. La aspiración manual es llamada también minisucción o extracción menstrual, se aplica sólo durante las primeras semanas y no requiere dilatación cervical. Para estas primeras semanas se habla de interrupción del embarazo más que de aborto. A partir de la semana décimo quinta y hasta la vigésimo sexta se requiere dilatación cervical y manipulación quirúrgica, además de succión.

El método de dilatación y raspado, es un método general que es empleado también durante el examen médico para tomar muestras o la detección de cánceres. Es también conocido como nacimiento parcial, suele hacerse entre la sexta y la décimo cuarta semana. La Organización Mundial de la Salud recomienda que este método no se use salvo cuando la aspiración manual no es factible y de hecho su uso es poco frecuente.

En estados avanzados de la gestación, si se ha de practicar un aborto por razones terapéuticas, se usan otros procedimientos adecuados al mayor desarrollo del feto. Se puede provocar el parto prematuro usando prostaglandinas normalmente a la vez que se inyecta suero salino o urea en el líquido amniótico. En los casos más avanzados se usan técnicas excepcionales, como la llamada de dilatación y extracción intacta, que requiere dos o tres días de preparación para asegurar la dilatación cervical necesaria y fármacos que inducen el parto.

El médico manipula el feto para hacer salir primero sus piernas hasta dejar dentro sólo la cabeza, si así es necesario. Por último se vacía el encéfalo por succión después de practicar una incisión en la base del cráneo. Esta técnica, que es polémica, es usada en menos de la sexta parte de los abortos tardíos practicados en Estados Unidos.

Cuando la gestación está muy avanzada se empieza por provocar la párada cardiaca del feto mediante una inyección.
 
 


Aborto Espontáneo


El aborto espontáneo o aborto natural es la pérdida de un feto por causas no provocadas intencionalmente. Se distingue pues del aborto inducido. El término sólo se aplica estrictamente cuando la cesación se produce antes de la semana 20 del embarazo, denominándose a partir de ese momento parto prematuro.

El aborto espontáneo puede ser retenido, cuando no se elimina nada, incompleto, cuando no se eliminan todos los productos de la gestación, o completo.

Causas

La causa más frecuente es la muerte fetal por anomalías congénitas del feto, frecuentemente genéticas, más a menudo que por deficiencias del organismo materno. También puede deberse a enfermedades sistémicas de la madre (diabetes, nefritis, traumatismos graves), o enfermedades infecciosas (Mal de Chagas, Toxoplasmosis, Brucelosis, Sífilis, Listeriosis, Hepatits B, SIDA)

La tasa natural de fracaso de las gestaciones es muy elevada, aunque la mayor parte ocurre en las primeras semanas y en la mayor parte de los casos la madre no llega a enterarse. Por otra parte el aborto espontáneo ocurre en el 10% de los embarazos detectados, casi siempre entre las semanas séptima y duodécima.

Entre los factores de riesgo comprobados están la edad elevada, las enfermedades sistémicas y la ocurrencia previa repetida de abortos espontáneos.


Síntomas y signos
Los síntomas — es decir, signos percibidos por el propio paciente — más frecuentes son el dolor abdominal de tipo cólico o en la región lumbar; la hemorragia vaginal acompañada o no de dolores cólicos abdominales o la emisión de materia sólida tisular o de coágulos por la vagina. Por otra parte algunos de estos signos son frecuentes durante los primeros meses de la gestación sin que tengan que ir necesariamente seguidos de aborto.

Existen signos médicos que pueden permitir al especialista detectar una situación de riesgo de aborto.
Tratamiento

Una vez observados signos de riesgo la recomendación suele ser de restringir ciertas formas de actividad, o incluso un reposo completo. Igualmente suele recomendarse en esos casos la abstinencia sexual.

Si el aborto se produce, suelen presentarse signos evidentes, primero en forma de una reducción de los signos del embarazo, pero también por secreciones vaginales anormales, las cuales deben ser evaluadas, también para saber si el aborto es completo o no.

Si el aborto no se completa en un plazo de pocas semanas, se requerirá cirugía para completarlo artificialmente. La cirugía puede sustituirse por un tratamiento con medicamentos, pero los efectos secundarios y el riesgo de que la evacuación no se complete, obligando finalmente a recurrir a la cirugía, hace que esta opción no sea siempre preferible.

Los efectos de un aborto espontáneo suelen desaparecer enseguida, volviendo al ciclo menstrual normal y a una probabilidad normal de embarazo, aunque suele recomendarse una moratoria de uno o dos ciclos antes de volver a intentarlo.

Prevención

Las posibilidades de aborto espontáneo pueden limitarse mucho con una atención especial por parte de la madre y una vigilancia médica acentuada, especialmente si dependen de limitaciones físicas de la madre. El riesgo asociado a enfermedades sistémicas se combate tratándolas antes del eventual embarazo y vigilando el estado de la madre durante éste.
 
 


Microaborto
El microaborto es la interrupción deliberada del embarazo antes de que el cigoto se haya desarrollado hasta constituir un embrión, es decir, mientras aún las células del cigoto no se han diferenciado, lo que no ocurre habitualmente hasta su anidación en la pared uterina que se inicia en el séptimo día del embarazo.

Debido a que el preembrión carece aún de diferenciación celular, algunos sostienen que no constituye aún verdaderamente una persona, y que la protección legal que en algunos países se proporciona a los nonatos no se extiende aún a ellos. La argumentación se centra en el hecho de que la persona humana se define filosóficamente como una sustancia racional individual y el preembrión no goza de individualidad, puesto que está aún sujeto a posibles subdivisiones sin dejar de ser lo que es: una estructura viviente con código genético humano, pero sin haber llegado aún a ser un individuo indivisible.

El estatus legal del preembrión resulta crucial para la investigación científica sobre las llamadas células madre, así como para la posibilidad de administrar medios microabortivos, como la llamada "píldora del día después", que impide la anidación del preembrión.

Debate bioético

La cuestión bioética actualmente abierta sobre el tema del microaborto se centra en que una de las posturas más extendidas, refrendada por numerosos pensadores y líderes religiosos, afirma que el ser viviente originado por la unión de las dos células haploides humanas —óvulo y espermatozoide— comienza a existir como persona desde el momento en que la unión de los núcleos celulares conforma el huevo o cigoto diploide.

Por lo tanto, provocar la muerte del preembrión constituiría un homicidio del ser humano en vías de nacer (nasciturus), que como tal gozaría de los mismos derechos de los ya nacidos, debiendo ser considerada su eliminación un crimen jurídicamente punible. La ley de muchos países contiene provisiones en ese sentido.

Sin embargo, la postura contraria —es decir, que el preembrión no es aún un individuo humano, y su eliminación no implicaría matar a una persona— goza también de numerosos defensores. Los partidarios de ella promueven la utilización de los contraceptivos de emergencia o microabortivos, así como la investigación sobre las células totipotenciales preembrionarias con fines terapéuticos, estimando que el beneficio obtenido de ellas justifica la eliminación de lo que aún no constituye una persona.

Implicaciones éticas y psicológicas del microaborto

Existe un vago y pesaroso sentimiento de culpa con fantasías de muerte en la madre y en la sociedad al "eliminar" al huevo recién fecundado, que es totalmente diferente a los sentimientos que se tienen cuando se emplean métodos que impiden la fecundación. Sigue teniendo repercusiones éticas y psicológicas más o menos graves la creencia presente en cada sujeto interviniente en una praxis microabortiva de que de alguna manera está dando muerte a una persona por nacer. Y esta creencia puede ser reforzada por la emisión de mensajes que califiquen al microaborto (la píldora del "día después”) como el asesinato de una persona indefensa e inocente.

Entre las opiniones adversas al microaborto podría citarse como "objeción de mínima" o "de daño subjetivo" aquella que advierte que aún en el caso de que quedara universalmente aceptado que el preembrión no es todavía una persona humana, el fantaseo de muerte, ineherente a impedir su evolución y provocar su eliminación, presente en el colectivo social, sería posiblemente el único y verdadero mal del microaborto, por dañar la salud psíquica de la persona, -duelos patológicos por sentimientos de culpa- y subvertir la jerarquía de valores de la sociedad, -manipular la vida poniéndola al servicio de objetivos secundarios.
 
 


Métodos de Aborto


- Por envenenamiento salino

Se extrae el líquido amniótico dentro de la bolsa que protege al bebé. Se introduce una larga aguja a través del abdomen de la madre, hasta la bolsa amniótica y se inyecta en su lugar una solución salina concentrada. El bebé ingiere esta solución que le producirá la muerte 12 horas más tarde por envenenamiento, deshidratación, hemorragia del cerebro y de otros órganos. Esta solución salina produce quemaduras graves en la piel del bebé. Unas horas más tarde, la madre comienza "el parto" y da a luz un bebé muerto o moribundo, muchas veces en movimiento. Este método se utiliza después de las 16 semanas de embarazo.

- Por succión

Se inserta en el útero un tubo hueco que tiene un borde afilado. Una fuerte succión (28 veces más fuerte que la de una aspiradora casera) despedaza el cuerpo del bebé que se está desarrollando, así como la placenta y absorbe "el producto del embarazo" (o sea, el bebé), depositándolo después en un balde. El abortista introduce luego una pinza para extraer el cráneo, que suele no salir por el tubo de succión. Algunas veces las partes más pequeñas del cuerpo del bebé pueden identificarse. Casi el 95% de los abortos en los países desarrollados se realizan de esta forma.
- Por dilatación y curetaje
En este método se utiliza una cureta o cuchillo provisto de una cucharilla filosa en la punta con la cual se va cortando al bebé en pedazos con el fin de facilitar su extracción por el cuello de la matriz. Durante el segundo y el tercer trimestre del embarazo el bebé es ya demasiado grande para extraerlo por succión; entonces se utiliza el método llamado por dilatación y curetaje.
La cureta se emplea para desmembrar al bebé, sacándose luego en pedazos con ayuda de los forceps. Este método está convirtiéndose en el más usual.
- Por "D & X" a las 32 semanas
Este es el método más espantoso de todos, también es conocido como nacimiento parcial. Suele hacerse cuando el bebé se encuentra muy próximo de su nacimiento Después de haber dilatado el cuello uterino durante tres días y guiándose por la ecografía, el abortista introduce unas pinzas y agarra con ellas una piernecita, después la otra, seguida del cuerpo, hasta llegar a los hombros y brazos del bebé. así extrae parcialmente el cuerpo del bebé, como si éste fuera nacer, salvo que deja la cabeza dentro del útero. Como la cabeza es demasiado grande para ser extraída intacta; el abortista, entierra unas tijeras en la base del cráneo del bebé que está vivo, y las abre para ampliar el orificio. Entonces inserta un catéter y extrae el cerebro mediante succión. Este procedimiento hace que el bebé muera y que su cabeza se desplome. A continuación extrae a la criatura y le corta la placenta.
- Por operación cesárea
Este método es exactamente igual que una operación cesárea hasta que se corta el cordón umbilical, salvo que en vez de cuidar al niño extraído se le deja morir. La cesárea no tiene el objeto de salvar al bebé sino de matarlo.
- Mediante prostaglandinas
Este fármaco provoca un parto prematuro durante cualquier etapa del embarazo. Se usa para llevar a cabo el aborto a la mitad del embarazo y en las últimas etapas de éste. Su principal "complicación" es que el bebé a veces sale vivo. También puede causarle graves daños a la madre. Recientemente las prostaglandinas se han usado con la RU-486 para aumentar la "efectividad" de éstas.

- Pastilla RU-416
Se trata de una píldora abortiva empleada conjuntamente con una prostaglandina, que es eficiente si se la emplea entre la primera y la tercera semana después de faltarle la primera menstruación a la madre. Por este motivo es conocida como "la píldora del día siguiente". Actúa matando de hambre al diminuto bebé, al privarlo de un elemento vital, la hormona progesterona. El aborto se produce luego de varios días de dolorosas contracciones.


 
Causas del Aborto

 
 


Efectos del aborto


El Aborto desde una Perspectiva Política


Aborto, dependiendo del ordenamiento jurídico vigente, es una conducta penalizada o despenalizada, atendiendo a las circunstancias específicas.

Las situaciones posibles van desde el aborto considerado como un delito contra la vida humana consistente en la interrupción intencional del proceso fisiológico del embarazo, por aniquilamiento del producto de la concepción en cualquiera de los momentos anteriores al término de la preñez, ya sea por la expulsión violenta del feto, o por su destrucción en el vientre de la madre, o despenalizado en caso de que la embarazada consienta.

No obstante, en la actualidad, la legislación en la mayor parte del mundo contempla la despenalización del aborto para supuestos intermedios, siempre tomando la voluntad de la embarazada como requisito sine qua non para una posible no punición.

La normativa sobre el aborto es un tema sumamente polémico, puesto que tanto los promotores de una posición como los de la contraria argumentan defender un derecho humano.
 


Historia A principios del siglo XX, muchos países empezaron a despenalizar el aborto cuando este era efectuado para proteger la vida de la madre, y en algunos casos para proteger la salud de la madre. En 1920, durante el gobierno de Lenin, la Unión Soviética legalizó todos los abortos, pero esta política fue revertida en 1936 por Josef Stalin. Islandia fue el primer país occidental en legalizar el aborto terapéutico bajo circunstancias límite, en 1935.

Desde finales de la Segunda Guerra Mundial, en casi todos los países industrializados la normativa acerca del aborto comenzó a ser liberalizada y desde la década de los 50, la mayoría de los países ex socialistas de Europa central y del Este consideraron al aborto como un acto legal cuando se practicaba en el primer semestre del embarazo y a solicitud de la mujer embarazada.

En los años 50 existían solo 4 países que lo permitían solo en caso de conflicto con la vida de la madre (Argentina y Suiza), causas sentimentales (Suiza), con miras neomalthusianas (Rusia y Japón). Rusia lo limitaban a los tres primeros meses y obligaban que fueran en los hospitales.

A finales de los años 60, las mujeres en Canadá, Estados Unidos, y después en casi toda Europa, empezaron a rechazar el dominio masculino en el debate sobre el aborto afirmando que la decisión de abortar es completamente personal.

Hacia finales de la década de los 60 y durante los 70, la mayoría de los países desarrollados despenalizaron el aborto y ampliaron las circunstancias en que éste es permitido. Sólo unos pocos países, como los escandinavos, despenalizaron el aborto antes que Gran Bretaña, lo hiciera en virtud de la Ley sobre libertad del aborto, de 1967. Gratuitos si eran realizados por médicos del Servicio de Sanidad. En 1970 el Estado de Nueva York adopta una ley que exigía dos condiciones para un aborto: que lo realizara un médico y que el embarazo fuera de menos de 4 meses. Al poco tiempo después lo hizo Canadá (1969).

La historia de la legalización del aborto en el mundo tiene un hito importante en la despenalización del aborto en Estados Unidos asociado al conocido caso Roe contra Wade sucedida el 22 de enero de 1973, no siendo realmente el primer país en legalizar dicha práctica, aunque si la de más amplios efectos y consecuencias. Ha sido una de las decisiones jurídicas más importantes y cuestionadas del mundo, pues dado el poder económico y cultural de los Estados Unidos durante parte del siglo XX e inicios del siglo XXI, los efectos en cuanto a despenalización del aborto en otros países han sido amplios. Luego de Estados Unidos muchos otros países también se han unido a la despenalización y legalización y de hecho en muchas legislaciones nacionales se ha establecido como un derecho de la mujer, y las cifras del aborto hablan de que es una realidad innegable que los estados deben afrontar con políticas apropiadas. En 1973 existían 44 países en que era legal el aborto, de los cuales 19 sólo lo permitían por razones médicas, 6 incluían además razones morales y 19 más incluían otros tipos de razones. Los países de la Europa mediterránea (Italia, Portugal, España) e Irlanda de más honda influencia católica no tenían liberalizado ningún supuesto.

Poco después muchos otros países despenalizaron el aborto, incluyendo Francia (1975), Nueva Zelanda (1977), Italia (1978) y los Países Bajos(1980) Colombia (2006). En 1975, la Corte Suprema Alemana abolió todas las leyes estatales que legalizaban el aborto, sosteniendo que contradecían los derechos humanos. Posteriormente, en Alemania, se estableció que no es punible el aborto, pero tampoco es legal. Desde 1985, 19 naciones han liberalizado sus leyes en relación al aborto.


 

En la mayoría de los casos a la mujer nunca le dijeron todo lo que le podía pasar. Muchas veces, se explica el aborto como un procedimiento quirúrgico clínicamente seguro. Pero los aspectos del llamado procedimiento "seguro" pueden dejar un deterioro físico permanente, sin mencionar el potencial de problemas psicológicos crónicos.

WEBA, Mujeres Explotadas por el Aborto (Women Exploited by Abortion), es la voz de la experiencia. Las mujeres pertenecientes a WEBA conocen la realidad porque la han experimentado. Su objetivo es educar a todas las mujeres sobre los efectos del aborto, para que busquen una alternativa.

“El médico me dijo que sólo había que inyectar un poco de líquido, que sentiría unas contracciones y que después expulsaría el feto. No fue así. Sentí a mi niña moverse de aquí para allá durante hora y media, el tiempo en que tardó en fallecer. Tuve un parto difícil durante más de 12 horas y yo misma di a luz a mi hija. Era hermosa, tenía cinco meses y medio... pero estaba muerta”.
Los siguientes son los potenciales efectos físicos y psicológicos del aborto:

Efectos físicos
· Esterilidad
· Abortos espontáneos
· Nacimientos de niños muertos
· Trastornos menstruales
· Hemorragia
· Infecciones
· Shock
· Coma
· Utero perforado
· Peritonitis
· Coágulos de sangre pasajeros
· Fiebre / sudores fríos
· Intenso dolor
· Perdida de otros órganos
· Llanto/ Suspiros
· Insomnio
· Pérdida de apetito
· Pérdida de peso
· Agotamiento
· Tragar constantemente
· Nerviosismo
· Disminución de la capacidad de trabajo
· Vómitos
· Trastornos gastrointestinales
· Frigidez
· Muerte

Efectos psicológicos
· Culpabilidad
· Impulsos suicidas
· Sensación de pérdida
· Sentimiento de luto
· Pesar y remordimiento
· Retraimiento
· Pérdida de confianza en la capacidad de toma de decisiones
· Inferioridad
· Preocupación por la muerte
· Hostilidad
· Conducta autodestructiva
· Ira/Rabia
· Desesperación
· Desvanecimiento
· Deseo de recordar la fecha de la muerte
· Preocupación con la fecha en que "debería" nacer o el mes del nacimiento
· Intenso interés en los bebés
· Instintos maternales frustrados
· Odio a todos los relacionados con el aborto
· Deseo de acabar la relación con su pareja
· Pérdida de interés en el sexo
· Incapacidad de perdonarse a si misma
· Sentimiento de deshumanización
· Pesadillas
· Ataques / Temblores
· Frustración
· Sentimientos de ser explotada
· Abuso de los niños

Cada año, más de un millón y medio de mujeres se practican abortos. Eso significa que más de 4.000 niños aún no nacidos son matados legalmente cada día. Para muchos, el aborto parece ser la decisión correcta en el momento. Pero a estas mujeres casi nunca se les cuentan los posibles efectos físicos y psicológicos que pueden arrastrar como secuela para el resto de sus vidas.

"El tormento mental que sentiría al saber que había matado a mi bebé... ojalá alguien me lo hubiera advertido", declaró una mujer que abortó.

Miedo por falta de capacidades económicas para alimentar al hijo:

Este temor se debe a la falta de confianza en Dios ya que lo más bello y lo más querido para una madre es su propio hijo. Desafortunadamente ésta sociedad de consumo y de falsos valores en que vivimos, ha desvalorizado al niño que debe venir a éste mundo y con su racionalismo ha creado un falso temor. Veamos un gran ejemplo: Kay James, directora de relaciones públicas para el MOVIMIENTO PROVIDA en Estados Unidos habla de una mujer de color terriblemente pobre, abandonada por su marido alcohólico, que tuvo su cuarto bebé sobre una mesa "ese bebé era yo", dice la Sra. James graduada de la Universidad y madre de 3 niños.
Miedo a lo que digan sus padres o las demás personas:
Se da cuando la joven es embarazada durante el noviazgo. Realmente los conceptos y los razonamientos humanos, de padres o terceras personas ante las leyes de Dios, no deben impedir que venga una criatura a éste mundo. La vida la da Dios y Dios está por encima de todo concepto. Arthur Rubenstein, pianista, dijo: "Yo iba a ser el séptimo hijo y mi madre estaba decidida a no dejarme nacer. Entonces sucedió algo maravilloso. Mi tía la hizo cambiar de opinión y así me fue permitido nacer. Se puede decir que soy un milagro".


Miedo a los 9 meses de embarazo y al dolor del parto:

Realmente la misión más grande de toda mujer, es ser madre y traer hijos al mundo. Si los animales que son irracionales no se niegan este derecho ¿Por qué, la mujer va a tener miedo, si es una función natural que corresponde a su naturaleza femenina?

Problemas de salud:

Debemos recordar que Beethoven el gran músico que asombró con su música divina, y que todavía escuchan aquellos que quieren dar alimento y aliento a su alma; su madre fue tísica y su padre alcohólico.

Violación:

La violación es un abuso horrible con efectos traumáticos para muchas de sus víctimas. Para una mujer que lleva en sus entrañas una criatura fruto de una violación no es ningún consuelo el saber que el embarazo raramente ocurre en éstos casos.
Sin embargo, aún en ésta situación estamos hablando de un ser humano. Una mujer violada que escribió anónimamente a una revista, dijo que había hecho la cita para hacerse un aborto y que la canceló. "Sabía que lo que llevaba en mis entrañas era mi bebé. Ahora tengo una hija, una preciosa niña y doy gracias a Dios diariamente por no haber abortado".

Anticonceptivos hormonales:

La mujer que los utiliza ya sea en pastillas, inyecciones o implantes, ya se ha hecho sicológicamente el propósito de no tener un hijo y si queda embarazada se siente frustrada en sus propósitos y muchas veces recurre al aborto. Estos anticonceptivos son una de las principales causas del aborto actualmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada